lunes, 13 de febrero de 2017

SGM: Midway

Midway 
por Horacio M. Rodríguez 

A fines de 1910 el piloto acrobático Eugene Ely a bordo de un biplano Curtiss efectuó el primer despegue de una aeronave desde la cubierta de un barco. Dos meses más tarde, en otro vuelo experimental, el mismo aviador realizó el primer aterrizaje sobre un navío. La hazaña fue celebrada por los periódicos de la época desde donde comenzó a especularse que aquellos vuelos obligaban a rever las tácticas navales. En efecto, Eugene Ely había demostrado la factibilidad de lo que iba a convertirse con el tiempo en el arma más poderosa que cualquier marina podía poseer: el portaaviones, un barco capaz de transportar aviones de guerra hasta la batalla, lanzarlos contra el enemigo y recuperarlos para volver a atacar una y otra vez. 

Sin embargo, esta revolucionaria máquina de guerra maduraría lentamente. Los almirantes tradicionalistas resistieron la idea y tuvieron que transcurrir más de dos décadas y una guerra mundial para que los diversos experimentos y desarrollos alumbraran el primer portaaviones tal como hoy los conocemos. Finalmente al estallar la II GM, las marinas de las naciones más poderosas ya contaban con estos magníficos buques que alterarían definitivamente los planteamientos de la guerra naval. 

Luego de los fulminantes éxitos conseguidos desde el ataque a Pearl Harbor, los japoneses preparaban la ocupación de Nueva Guinea para extender su dominio sobre el Mar del Coral y así aislar Australia y continuar su expansión en el Pacífico. Era la primavera de 1942 y la batalla que se desarrolló en aquel mar fue la primera en la que se combatió exclusivamente con aviones embarcados sin que los buques adversarios se pusieran en contacto o si quiera se avistasen. Sin embargo, aquel encuentro fue tan sólo el preludio de lo que sería un mes más tarde la gran batalla del Pacífico, el enfrentamiento donde se decidiría el control del Pacífico Central. 
El objetivo era Midway, un atolón en medio del océano donde EE.UU. contaba con un destacamento del US Marine Corps y un aeródromo. Hacia aquella isla se dirigía la mayor flota que jamás se hubiese visto: cinco grupos tácticos al mando del propio comandante en jefe de la Armada Imperial Japonesa, el almirante Isoruku Yamamoto a bordo del enorme acorazado Yamato, con un total de 200 buques entre los que se encontraban 11 acorazados, 8 portaaviones -con más de 300 aviones embarcados-, 22 cruceros y 20 submarinos. Desde bases en tierra operarían además unos 250 aviones. Frente a tan descomunal armada la US Navy sólo pudo oponer dos grupos, la Task Force 17 con el portaaviones Yorktown y la Task Force 16 con los portaaviones Enterprise y Hornet. Las dos flotas, como había sucedido en el Mar del Coral, no llegarían a verse en ningún momento. Todos los ataques y la suerte de la guerra en el Pacífico se desarrollarían en el cielo. 

Del 3 al 6 de junio de 1942 el cielo del Pacífico central se llenó de aviones de reconocimiento, de cazas, de bombarderos en picada y torpederos. A pesar de la desproporción de fuerzas, diversos factores, entre ellos la buena fortuna, volcaron la balanza a favor de los norteamericanos. Los buques japoneses carecían de radar y sus cazas tenían que interceptar a las formaciones descubiertas a simple vista. Los Zero, más veloces y maniobrables que los aviones norteamericanos, encontraron sin embargo adversarios temibles. Los jóvenes pilotos norteamericanos -la mayoría recién salidos de la escuela de adiestramiento- fueron a la lucha guiados por el capitán de corbeta John S. Thach quien supo sacar el mayor provecho posible de sus máquinas utilizando tácticas conjuntas que lograron contrarrestar y hasta superar a los cazas japoneses. 
Hasta media mañana del 4 de junio el almirante Yamamoto estaba bastante satisfecho: los norteamericanos habían demostrado una agresividad extraordinaria, pero sus buques habían logrado rechazar siete oleadas de ataque sin sufrir ningún daño. El almirante estaba seguro de tener la victoria entre sus manos. Sin embargo, mientras buena parte de sus aviones aterrizaban y eran febrilmente reabastecidos con torpedos para que atacaran ahora a la flota americana, los bombarderos en picada Dauntless provenientes del portaaviones Enterprise se precipitaron desde 5 000 metros de altura, atravesaron el fuego antiaéreo de los buques de escolta y lanzaron sus bombas. Dos portaaviones -el Akagi y el Kaga- quedaron envueltos en llamas. Era el comienzo del fin. 
La batalla de Midway fue uno de los enfrentamientos decisivos de la historia, un revés que eliminó súbitamente la aplastante superioridad aeronaval de los japoneses, factor esencial para que los norteamericanos continuaran con éxito la guerra en los inmensos espacios del Pacífico. Los japoneses perdieron allí cuatro portaaviones, un crucero pesado y más de 330 aviones con sus tripulaciones. Los norteamericanos por su lado perdieron sólo un portaaviones, un destructor y 179 aviones. La aviación naval japonesa ya nunca se sobrepondría a la pérdida de la mayoría de sus pilotos más expertos y aunque lucharía con determinación -e incluso con fanatismo- resultó evidente que la marea baja había comenzado ya para el Imperio del Sol Naciente. 
Más de treinta años después de aquellos días y coincidiendo con el bicentenario de la independencia de EE.UU., se estrenó en ese país Midway, superproducción fílmica que examina con rigor histórico los avatares de aquella batalla. Minuciosa y ecuánime en el relato de los hechos, la película cuenta con abundante material documental y resulta de gran interés para el aficionado a la aviación. El film cierra con las palabras del almirante Nimitz, comandante en jefe de la Armada de los Estados Unidos: "¿Fuimos mejores que los japoneses o tan sólo más afortunados?" Nimitz se interrogaba cuando aún se escuchaban los ecos de la batalla y todavía quedaban muchas más por librarse. Tres años de lucha lo separaban de la victoria definitiva. 

Aeroespacio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada